Botox.

Atenúa las líneas de expresión del tercio superior del rostro.

La toxina botulínica, más conocida como Botox, lleva revolucionando el mundo de la medicina estética desde hace más de 20 años. Hoy en día es la técnica estética más utilizada para tener una mirada radiante.

Para realzar aún más la mirada, la toxina botulínica es un magnífico complemento con la técnica Ultherapy ® en la zona del contorno de ojos. Mientras Ultherapy® trabaja para mejorar y retrasar la flacidez de los párpados y del resto del área periorbicular generando nuevo colágeno, la toxina permite suavizar la mirada aportando un aspecto descansado y juvenil, evitando la formación de nuevas arrugas y retrasando, por tanto, el envejecimiento cutáneo en la zona periorbicular.

Y, además, no sólo podemos eliminar las famosas patas de gallo o las arrugas del entrecejo, si no que también se puede modificar una sonrisa que enseña demasiado los dientes o la posición de tristeza de los ángulos de la boca.

La eliminación de las bandas del cuello o en las arrugas del escote también están siendo atenuadas con toxina botulínica consiguiendo resultados realmente eficaces.

Con independencia del uso que demos a la toxina, la clave para que el resultado sea perfecto es hacer un buen diagnóstico previo. Para ello la relación médico paciente es la base fundamental para la consolidación del tratamiento.

Olvídate de las arrugas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.